¿Viajar en bici? Una buena iluminación es clave

Jean Luc Lambert - Schréder Urban Deco Business Segment Manager
Jean-Luc Lambert
Urban Deco Business Segment Manager

Cuánto ha cambiado el mundo desde principios de año. Mientras todos nos vamos adaptando a la nueva normalidad, los urbanistas se enfrentan a diversos retos. Los ciudadanos quieren ir regresando gradualmente al trabajo, ver a sus amigos y divertirse manteniendo la seguridad, pero eso significa limitar la capacidad del transporte público o atascos si esos desplazamientos se hacen en coche. Una magnífica respuesta para estas cuestiones existe ya desde hace siglos: la bicicleta. 

Para hacerse una idea de la magnitud de este fenómeno, la empresa de bicicletas escocesa Shand Cycles encargó un sondeo a ICM que demostró que más de una de cada seis personas que se desplazan a diario para trabajar en el Reino Unido están considerando cambiar coches, trenes o autobuses por bicicletas a medida que se va reduciendo la situación de confinamiento. El sondeo descubrió que un 17% de los trabajadores pendulares son más proclives a ir en bicicleta al trabajo después de la pandemia. Si todos ellos lo hacen, significaría que 5,5 millones de personas utilizarían la bicicleta solo en el Reino Unido.

Montar en bicicleta ha sido una de las pocas actividades al aire libre permitidas durante el confinamiento, y por eso muchas personas han redescubierto el placer de moverse sobre dos ruedas. A medida que el país vuelve al trabajo, el distanciamiento social va a suponer un tremendo problema para quienes antes utilizaban el transporte público en hora punta.

Ann Ritchie-Cox
Directora general - Shand Cycles

Este es un fenómeno mundial. En Australia, Bicycle Network, la organización ciclista más grande del país, ha observado un incremento de un 270% en el uso de carriles para bicicletas en algunas ciudades desde el inicio de la pandemia. Como los trabajadores pendulares se han cambiado a las dos ruedas, las ciudades necesitan garantizar que estos se sientan seguros, protegidos y apoyados. Y en esto, la iluminación puede desempeñar un papel fundamental.
 

En un carril propio

Incluso antes de la pandemia, las ciudades alentaban el cambio a la modalidad ciclista. Supone un entrenamiento diario, ahorra dinero y vuelve el aire de la ciudad más agradable de respirar.

Cuando a los conductores se les da la opción de ir en bicicleta, están encantados de hacerlo, pero hay que incentivarles adecuadamente. Esto significa aparcamientos para bicicletas seguros, carriles de bicicleta separados y la infraestructura oportuna para que atravesar los cruces sea seguro.

James Armstrong
Becario en política - Federación europea de ciclistas

Cuando se trata de cambiar a la bicicleta, sentirse seguro es tan importante como estar seguro. La iluminación desempeña un papel muy importante en ello, y es algo en lo que nos hemos convertido en expertos con el paso de los años en Schréder, ayudando a las ciudades, de Río a Budapest, no solo a dar cabida a las bicicletas, sino también a fomentar su uso.

Como señala Armstrong, los cruces son un gran problema para quienes se están acostumbrando a la bicicleta en carretera. Nosotros recomendamos iluminarlos con una temperatura de color diferente para guiar a través de ellos a los ciclistas, lo que puede reducir el riesgo de accidentes. Por ejemplo, una luz blanca fría puede llamar la atención sobre eventuales peligros, asegurándonos de que la gente tenga tiempo de prepararse antes de detenerse o girar. Esto es lo que hicimos en Tilburgo.

A contrasting light scheme improves visibility for cyclists at dangerous junctions in the city of Tilburg

Mientras, una iluminación clara en toda la ruta posibilita que los usuarios de la vía reconozcan los rostros de las personas que les rodean. En lo más oscuro de la noche, esto intensifica la sensación de seguridad, de modo que se sienten totalmente cómodos, además de permitirles seguir su ruta con seguridad y ver nítidamente las marcas viales y los obstáculos durante todo el año. 
 

Pedalear hacia un nuevo mundo

Mientras las ciudades de todo el mundo reanudan sus negocios después del confinamiento, los urbanistas implementan carriles para bicicletas separados, espacios compartidos y nuevos sistemas de tráfico. París está habilitando 50 km de carriles bici nuevos para ayudar al cambio de modalidad, y algunas vías, como la emblemática Rue de Rivoli (que convertimos a iluminación LED de ahorro energético hace unos años), quedarán reservadas a peatones y bicicletas, con permiso para circular solo a los vehículos autorizados

Y la ministra de Transportes de Bruselas, Elke Van den Brandt, anunció que la ciudad habilitaría 40 km de carriles para bicicletas: Los carriles normalmente reservados a coches y camiones de algunas avenidas principales estarán ahora abiertos solo a ciclistas. Rutas principales como Rue de la Loi, Boulevard Géneral Jacques, Avenue de Tervuren y Avenue Louise enlazarán entre sí y formarán un paso seguro para ciclistas que vayan a la capital desde Flandes y Valonia.

Muchas ciudades están haciendo estos cambios de forma temporal, pero a medida que los habitantes de las ciudades se acostumbran a un aire más limpio, al canto de los pájaros y a la ausencia de atascos, muchos de ellos podrían volverse permanentes. Y aquí es donde interviene la necesidad de inversión en infraestructura. Aunque muchas ciudades del mundo están ampliando sus instalaciones para bicicletas rápidamente, deberían seguir invirtiendo en calidad.
 

Cambios globales, respuestas locales

La separación del tráfico motorizado mitiga el miedo de sufrir atropellos y lesiones: las autoridades municipales de Copenhague creen que entre un 15% y un 20% más de gente se anima a pedalear cada vez que abren una vía exclusiva para bicicletas. La iluminación puede sumarse a este efecto.

Nuestro trabajo con las autoridades locales de toda Europa se traduce en una posición privilegiada de Schréder para aportar una iluminación capaz de sacar a la gente de sus coches y ponerla sobre sus sillines. Y las autoridades locales pueden aprovechar la ventaja de los sistemas de iluminación inteligente con unos sensores que permiten la regulación de las luces, o incluso su apagado cuando nadie esté utilizando las instalaciones. 

En Bélgica, la RAVeL (Réseau Autonome des Voies Lentes) es una red de carriles para bicicletas compuesto de más de 1.440 km de antiguas vías férreas y caminos de sirga reconvertidos. La ciudad de Thy-le-Château estaba interesada en que tanto los trabajadores pendulares como los turistas usasen los caminos, así que nos pusimos manos a la obra con ellos para desarrollar una solución de luz bajo demanda. 

Smart lighting system with sensors light up this bike path as users move ahead

Cuando el sensor situado al inicio de la ruta de la RAVeL detecta personas, el sistema de control aumenta el nivel de iluminación de las primeras 4 luminarias al 100%. Los sensores a lo largo de la ruta crean una «burbuja» de luz que acompaña a los usuarios por el camino, proporcionando el nivel adecuado de iluminación. Cuando no se detecta movimiento durante 4 minutos, las luminarias se atenúan un 70%. Así, la gente utiliza la ruta para bicicletas todo el año, temprano y tarde, a la vez que permite a las autoridades locales reducir la contaminación lumínica y ahorrar energía.

Puede que la inversión en infraestructura personalizada para bicicletas no sea la opción más evidente, con los presupuestos municipales bajo fuertes presiones ahora que las economías de todo el mundo se tambalean a causa de la pandemia. Pero todo lo anterior demuestra que se podría marcar una gran diferencia al hacer retornar a la gente al trabajo —y mantener la distancia social, la salud y el compromiso por el camino—. Del apoyo a los negocios locales a un aire y unas calles más limpios, la relación coste-beneficio de la inversión en el uso de bicicletas es enorme. Nos encantaría poder alumbrarle en este viaje.
 

Acerca del autor

Desde que se incorporó a la empresa como ingeniero mecánico en 1988, Jean-Luc ha desarrollado una amplia gama de luminarias de alumbrado urbano, esforzándose siempre por mejorar el diseño y la eficiencia.
Ha viajado por todo el mundo, con una mentalidad práctica con la que aportar la solución perfecta para los clientes de cualquier lugar del planeta. ¡Cuesta encontrar algo que no sepa sobre iluminación!

Conectar con Jean-Luc en LinkedIn